Compartir

Es lo que hay

  

Si la primavera la sangre altera, el verano la exagera. Para bien o para mal, en el amor o el desamor, esto es una realidad. Tras el  invierno, los sentimientos afloran al calor de las feromonas.

O la dopamina nos droga, o la  hiel nos supura…es lo que hay.

(…)

Amores de parte

Dicen que toda piedra hace pared. Y no lo dudo, pero… ¿de qué sirve levantar una muralla china que no vas a acabar nunca en vida?…en el fondo sabes que por mucho empeño que le pongas, no tienes tiempo suficiente para terminarla.

 Así son los amores de parte. Los amores que solo se sustentan de un solo lado. Porque los hay. Son amores mal correspondidos. Sufre quien da. Disfruta quien recibe.

¿Y de que sirve empecinarse?,…pues no lo sabes, pero ahí estas,…sumando piedras y repitiéndote con amargura….es lo que hay.

(…)

La sombra del desengaño

Cuando tu vida cambia en cosa de un mes porque la sombra del desengaño llama a la puerta, no te lo puedes creer. Pero es.

Y te revuelves contra el puzle perfecto de tu vida, porque te han colado una pieza que no encaja. Y no puedes hacer nada, salvo revolverte. Porque ese puzle ya no está ni estará completo.

Porque ese puzle siempre tendrá un vacio que afeará toda la imagen.

 Y solo te quedan dos opciones, ambas agridulces. Abandonar el proyecto  quedándote con el recuerdo de lo que fué y pudo ser, o aceptar la imperfección del puzle trabajando día a día en marginar la pieza sobrante de tu vista.

En ambos casos,… es lo que hay.

(…)

La Temida Soledad

Que los deseos de tu vida se desvanezcan por el peso de la indiferencia y el miedo, también es una verdad.

Imagen de Grae Dickason en Pixabay

Un amor construido desde las dudas y el ansia, no son los mejores pilares. La esperanza en el amor, siempre acaba en desesperanza. Y como toda cuerda, esta tiene un final.

Aunque no haya reproches, el tiempo perdido en haberse decidido, es lo único doloroso.

Pero se asoma otro dolor. El que tanto se ha tratado de evitar,…. la temida soledad.

Vuelve para hacerte compañía, ….es lo que hay.

(…)

Mal de amores

Que el tiempo lo cura todo,… dicen. Pero ya no sé si creerlo.

 Porque el mal de amor dura mucho más cuando no es correspondido. Y recorre todo un tour de etapas.

Primeramente son escarceos, vaivenes en abanico. Todo es pura emoción y anhelos de que ocurra lo que luego no sucede.

 Y viene la desilusión. No hay peor mal que amar y no ser amado. Es una etapa de tristeza absoluta.

Luego remontas sacando fuerzas de la desgana, creyendo que puedes desligarte del sentimiento. Y casi lo consigues.

 Pero el destino es caprichoso, y los sentimientos un circo de enanos jugando a hacerte la puñeta.

Imagen de Anemone123 en Pixabay

Y aunque estas en otro plano, ya no te escondes.

En el juego del amor la cosa es de dos, y para mal de uno, que lo sea de dos. ¡Si es que existe el juego!,…y si no…pues….es lo que hay.

(…)

Maletas de razones

Que la realidad rompe los artificios del amor, es una verdad como un templo.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Nada ni nadie te puede garantizar su perdurabilidad. Puedes vivir años en la burbuja de que el vínculo es inquebrantable, habiendo pasado por toda suerte de momentos críticos y que en lugar de erosionar, afianzaban más aún ese lazo, esa comunión, esa sinergia.

Y un día, todo vuela por los aires en dos maletas llenas de razones. Así, sin más…, es lo que hay.

(…)

El despecho

Que una de las razones del desamor es el amor, es otra verdad.

 Y duele, porque nadie quiere que sea por ello. El despecho es un sentimiento desgarrador, aunque este suceda sin engaño.

Y duele porque alguien ha conquistado lo que tu tanto abonaste.

Esa sensación de abandono, es incomparable.

Imagen de Pexels en Pixabay

El sufrimiento del desamor genera un vacio proporcional a la impotencia de no poder hacer nada por retener lo que nunca fue nuestro.

Y aceptar esto, es difícil, pero…es lo que hay.

(…)

Repitiendo errores

Que el amor es libre y no entiende de formalismos, es algo que se nos olvida pronto. Que tiene muchos formatos, nadie lo cuestiona. Y quien lo hace, está condenado al fracaso.

 Da igual el tipo de relación, ni cómo surgió. Los sentimientos que se generan, o los abonas y riegas constantemente, o la rutina termina por hastiarlo.

Imagen de Anja🤗#helpinghands#stayathome #solidarity#stays healthy🙏 en Pixabay

 Ya puedes tener una relación con cualquier denominador, sea  libre o monógama,…si no lo reinventas, se marchita.

Nos sorprendemos falsamente cuando una relación de 20 años se va al traste por no cuidar el romanticismo, la locura, la pasión, la picardía, la complicidad, etc.

El amor romántico es un amor estático, de normas, reglas y preceptos, que ahoga la individualidad, el instinto y la curiosidad.

 El romanticismo es otra cosa, pero hoy día hasta se reniega de ello. Si no lo cuidas, aparece el desamor en cualquier formato.

Pero lo más grave no es esto.

 Lo grave, es que si no lo aprendes,  estarás condenado a repetir el mismo error.

Y  así es como acabamos encerrados en una carcasa de falsa autodefensa, bajo el yugo de la resignación… dónde el comentario por excelencia que te sentencia a ser un infeliz es aquel de…. es lo que hay.

(…)

Jodido Ego

El peor de los casos de todos los desamores, es el desamor propio.

 Vaya por delante que para ser feliz no hace falta estar enamorado ni tener pareja. Pero lo cierto es  que cuando existe amor compartido y correspondido, se es ineludiblemente feliz.

Amar es dar sin esperar recibir.

Por eso, el desamor más grande y triste, es aquel que no llega.

Es horrible pasar días, meses o años, viendo amores y desamores a tu alrededor.

 Si. Envidias hasta los desamores, porque previamente tuvieron la magia de lo que a ti se te niega. Así de ruines somos, así de patéticos.

 Para amar y ser correspondidos, es preciso amarse a uno mismo, y aceptarse. Cuando te sientes digno de ti, y sin necesidad de prostituirte con lo que no eres, entonces todo es posible.

Pero no te lo quieres creer, porque es más sencillo abrazarse a la condolencia de la culpa. Jodido ego.

 Es fácil echar la culpa a tu físico, a tus defectos, o al de los demás, o  al destino o a cualquier excusa armada de razones de mierda, para acabar diciendo lo de…. es lo que hay.

(…)

El reproche

Que la tristeza del desamor sea por la pérdida, genera vacio y pena. Pero que lo sea por reproche, da rabia. No debiera, pero da rabia. Es inevitable, es humano, es reacción cuasi que instintiva. Y si además el reproche es gratuito, entonces aparecera Pandora ofreciéndote su caja para abrirla.

Si consigues no dejarte seducir por los encantos del odio, te ganas como persona. Pero…, no hay consuelo. La caída será larga y dura.  Sera una herida abierta de por vida…es lo que hay

 (…)

 

Es el verano.

Son las cosas que veo….

Es lo que hay

Un verano cualquiera

 

©ViajeaIxtlan

Todos los derechos reservados

Compartir

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.